Publicidad

martes, diciembre 28, 2010

Inocencia en peligro.

Hoy, día 28 de diciembre, se celebra la festividad de los Santos Inocentes, en la que la comunidad cristiana conmemora el pasaje bíblico del asesinato por parte de Herodes de todos los niños que tuvieran menos de 2 años con la intención de eliminar a Jesucristo, ya que le podía quitar el poder, y ya se sabe que para un político la poltrona está muy cotizada. Sea como sea, por estas tierras este día se caracterizaba por el hecho de que la gente se hacía bromas los unos a los otros, los niños colgaban monigotes en la espalda de la gente y los medios de comunicación publicaban noticias más falsas que un duro sevillano y que los incautos lectores creían a pies juntillas, para sorna de todos los que sabían que no eran verdad. Sin embargo, ahora todo esto está desapareciendo.

Yo me acuerdo de ver, ya hace bastantes años, al hombre del tiempo de TV3 -por aquel entonces Alfred Rodriguez Picó- soltar un entre resignado y divertido "¡vaaa, hombreeee!", porque en una de las pantallas los soles salieron corriendo y en otra, las nubes cayeron al suelo. Esta broma totalmente inocente y que hacía al personaje aún más cercano si cabe, ya no se ha vuelto a ver.

Antaño, todos los diarios publicaban su noticia de mentirijillas, y la gracia estaba, en este día, en buscar el fallo y no dejarte enredar por la redacción. Ahora, has de buscar y rebuscar para encontrar una publicación que lo haga. ¿Tanto cuesta? ¿A la gente le molesta? No lo entiendo.

La sociedad, por lo visto, cada vez tiene menos sentido del humor y más sentido del ridículo pero, a pesar de ello, todos los programas de la televisión dedicados al humor y en los que sale gente más ridículamente "friki" tienen unas audiencias bárbaras, lo cual quiere decir que el substrato existe.

Con todo ello, sólo puedo llegar a pensar en que la gente, ahora, se ha convertido en un mero espectador de la vida diaria, en un simple consumidor que trabaja para pagar al banco y para consumir productos. No hay ningún tipo de compromiso con lo que te rodea, y ni mucho menos responsabilidad con lo que hacemos. Nadie quiere que le pongan el muñequito en la espalda, porque creemos que hemos de ser responsables de que no se nos rían de nosotros, y nadie hay quien quiera la responsabilidad de poner un sencillo muñeco de papel para evitar que alguien se enfade con nosotros. Sentados en nuestro sillón, queremos que nos lo den todo hecho, hasta las tradiciones más irreverentes. Algo no funciona.

En esta cultura en que estamos instalados, en que nadie es responsable de nada, no queremos ser capaces de ponernos nosotros mismos los límites. Una cosa es hacer una gamberrada, y otra tomar el pelo venialmente un día en concreto, pero parece que no sepamos diferenciar lo uno y lo otro, y para evitar el ridículo prefiramos obviar la tradición convirtiéndonos en meros espectadores de un espectáculo de varietés en que alguien le toma el pelo a otro.

Los medios, por su parte, obvian la noticia falsa de este día posiblemente porque la realidad supera con creces cualquier ficción y la imaginación que pide la popularidad del medio, no es barata ni fácil de obtener. Hoy, por ejemplo, un diario digital ha puesto que Belén Esteban promocionaría la comarca del Maresme como inocentada a sus lectores, cuando el personaje posiblemente no tendría ningún inconveniente en hacerlo y la noticia sería perfectamente válida. Y es que de noticias verdaderamente falsas, vienen los teletipos llenos cada día.

En definitiva, que una tradición simpática se perderá irremisiblemente, simplemente porque la tradición pide que sepamos, durante un sólo día, ser traviesillos sin malicia, responsables de nuestros actos y suficientemente humildes para perdonar sin rencores las travesuras que de los demás recibamos. Por lo visto, ni sabemos, ni queremos seguir estas sencillas reglas. No nos interesan.

Esperemos que con los tiempos duros que nos van a tocar pasar de ahora en adelante, al menos no perdamos el sentido del humor. Si durante la posguerra no se perdió, ahora no tendríamos porqué perderla, porque ya se sabe... una sonrisa es una luz que ilumina la noche de nuestras preocupaciones.

¡A reír todo el mundo!

lunes, diciembre 27, 2010

Una montaña, tres mares.

Ubicación dentro de Cantabria.
Encontrar en la Península Ibérica divisorias de aguas que avenen a dos mares diferentes, es hasta cierto punto habitual, pero en la frontera entre Cantabria y Palencia existe un pico cuyas vertientes drenan hacia los tres mares que bañan las orillas de la península, siendo el único pico de toda ella que así lo hace. Se trata del Pico Tres Mares.

El pico Tres Mares, con una altura de 2175 m. (IGME, 1986), se trata de un promontorio piramidal excavado por la erosión glacial en los conglomerados y areniscas del Triásico (Época Secundaria) de la Sierra de Peña Labra, en plena Cordillera Cantábrica, formando un mirador espectacular de la zona, ya que es de relativamente fácil acceso y uno de los vértices más altos de la comarca de Campoo. 

La forma piramidal de dicho pico ha permitido que las aguas que caen en él lleguen, cada uno siguiendo su camino, hasta los tres mares que rodean la península Ibérica, a saber, al Mediterráneo, al Mar Cantábrico y al Océano Atlántico, lo que le ha dado el nombre.

Por la pared Sur, el agua del deshielo de la gran cantidad de nieve que acumula en invierno drena hacia un afluente del Pisuerga, y de éste al Duero, desembocando, por tanto, en el Atlántico. En la vertiente Este de Tres Mares (llamado también Tresmares) y que corresponde al circo glacial de Alto Campoo, las aguas van a parar al río Híjar, tributario del río Ebro y, por ende, del Mediterráneo. Y por último, por la vertiente noroeste, las aguas van a parar al río Nansa, corto río de solamente 46 kms que desemboca en el Mar Cantábrico.


La singularidad del Pico Tres Mares, su cercanía a la estación de esquí de Alto Campoo -ubicada en su falda Este-, así como su ubicación como contacto entre la Meseta y la Cordillera Cantábrica, han hecho de éste trifinio uno de los puntos de más interés tanto geológico, como paisajístico y ecológico de todo el norte de España.

Pico Tres Mares

sábado, diciembre 25, 2010

La Natividad del Dios-Sol.

La Natividad
Hoy es 25 de diciembre, y en toda la cristiandad celebramos el día de Navidad, el día del nacimiento de Jesucristo. Cada comunidad lo celebra de forma diferente en relación a sus costumbres o su adscripción religiosa, pero más allá del detalle cristiano...¿sabemos realmente lo que estamos celebrando? Cuando las tradiciones ancestrales son fuertes, las nuevas costumbres no pueden más que adaptarse a ellas. Tal es el caso de la Navidad.

En esta época, y coincidiendo con el solsticio de Invierno, en el hemisferio norte se dan los días más cortos de todo el año. Es a partir del solsticio cuando los días comienzan a alargar de nuevo, por lo que el solsticio implica un cambio en la tendencia, un final de ciclo, a partir del cual el Sol emerge de nuevo y se impone a las penumbras. Este hecho ha provocado que, desde antiguo, todas las religiones y creencias paganas hayan dedicado este día a honrar al Sol o a los dioses relacionados con él (Apolo, Helios, Mitra, etc...) por lo que siempre ha sido una fecha con mucha fuerza.

Sol Invictus, III d.C.
Debido a esta fuerza atávica de la fiesta -intrínsecamente pagana- cuando la religión cristiana se hizo oficial durante el siglo IV después de Cristo, ésta, para no chocar frontalmente contra las creencias paganas, aprovechó las fiestas más importantes del año en su propio beneficio (ver El ancestral culto a la naturaleza del día de la Virgen de Agosto). De esta forma, los cristianos ubicaron el nacimiento del Mesías en la fecha de las fiestas romanas dedicadas al "Natali Solis Invicti" (Nacimiento del Sol Invicto). Y es que, a falta de saber la fecha exacta del nacimiento -aún ni la misma Iglesia se ha puesto de acuerdo en la fecha-...¿qué mejor que transformar lo más grande de la nueva religión (Cristo) en lo más grande del cielo (el Sol) y darle un día concreto a la comunidad cristiana para celebrarlo? Un buen marketing siempre ayuda a vender un producto, y siempre es más fácil remar a favor de corriente que en contra. 

Niño Jesús
De esta forma, una fiesta pagana y relacionada totalmente con la naturaleza ha conseguido llegar hasta nosotros, a pesar de que la Iglesia conozca su procedencia e incluso algunas sectas cristianas fundamentalistas (caso de los Testigos de Jehová) renieguen justamente de la Navidad por reconocer que es una fiesta gentil y sin fundamento bíblico, ya que en ningún caso se especifica esta celebración en las Escrituras.

Sin embargo, esta fiesta se celebra el día 25 de diciembre, cuando resulta que el solsticio de invierno se produce el 21.¿A qué es debido este desfase de 4 días entre la realidad y la festividad? La respuesta la tenemos en el emperador romano Julio César.

Busto de Julio César
Julio César, cuando alcanzó el poder en el año 46 antes de Cristo, impuso una reforma del calendario romano republicano que se utilizaba entonces. Utilizar era demasiado decir, porque el año republicano tenía 355 días y según le parecía a los pontífices de turno, al mes de febrero le añadían entre 24 o 27 días, de tal forma que había años que tenían 355 días y otros de 377 e incluso de 378. Como la imposición era aleatoria y política, se aprovechaba para cobrar antes los impuestos o las elecciones, o según interesara al gerifalte de turno. Se llegó a una situación en que la gente no sabía ni en el día en que vivía, y el calendario acumuló más de 90 días de desfase respecto el ciclo solar, y al convertirse en César, Julio César lo transformó en un calendario de 365 días y un año bisiesto de cada cuatro. Se había  impuesto el calendario Juliano, precursor de calendario Gregoriano, que es el que tenemos hoy día.

Sol Invictus y Júpiter Doliqueno (II dC)
En esta tesitura de movimientos, fases y desfases, las festividades del Natalis Solis Invicti pasaron de celebrarse entre el 17 y el 24 de diciembre a celebrarse el día 25 en el nuevo calendario Juliano, debido a que el astrónomo alejandrino Sosígenes ubicó incorrectamente el momento exacto de los solsticios a pesar de que calculó muy exactamente la duración del año.

En definitiva, que lo que realmente se celebra en este día no es el nacimiento de Jesucristo -del cual se desconoce el día totalmente- sino el nacimiento del Sol, el Astro Rey, que comienza a vencer a las sombras de la noche y comienza a alargar sus días hasta su máximo en el solsticio de verano, en que el fuego le vuelve a rendir homenaje. La Navidad, por tanto, no es más que un recordatorio de los vínculos que tenemos con nuestro medio ambiente, y que se habían hecho olvidar para promocionar intereses religiosos y políticos. En estos momentos, en que el medio ambiente está tan en peligro, posiblemente nos haremos un favor si recuperamos y somos conscientes de nuestras milenarias raíces culturales, tantas veces olvidadas a propósito.

Cristo representado como Helios, el Dios-Sol (S.III d.C.)

viernes, diciembre 24, 2010

El Esteru, el Papa Noel cántabro.

El Esteru
Esta noche es Nochebuena, y mañana Navidad. Ya ha pasado otro año, y los tradicionales regalos de esta jornada vuelven a los hogares. La más conocida e internacional es la del Papa Noel, que deja sus regalos a pie del árbol de Navidad; en Catalunya es tradicional el Tió, en que los críos se dedican a arrearle palos a un tronco hasta que "caga" sus regalos y, en el País Vasco, el Olentzero, un carbonero de la montaña, se dedica a hacer lo propio para la chiquillería vasca. Sin embargo... ¿conocía que en Cantabria existe un personaje similar al Olentzero, pero que no tiene nada que ver con él? Se trata del Esteru.

Un Papa Noel cántabro
El Esteru se trata de un leñador bonachón, con boina, barba y pipa y que se dedica a ir por las casas junto con su burro -"el burru"- durante el día de Navidad repartiendo regalos a los niños. Este personaje mitológico cántabro entronca con las tradiciones mitológicas asturianas, ya que justamente se ha conservado en la zona occidental de la comunidad de Cantabria, en contacto con Asturias, y donde se habla un dialecto del astur-leonés (el Cántabro o Montañés) que se está perdiendo a marchas forzadas debido a la expansión del castellano sin que prácticamente haya protección oficial.

Tradición recuperada
El origen del Esteru es incierto, y si bien hay diversas hipótesis, la más plausible es que tenga raíces pre-cristianas relacionadas con la cultura celta y los ritos de celebración del solsticio de invierno, absorbidas posteriormente por la Iglesia y sintetizada en la tradición cristiana.

La leyenda del Esteru, que se ha transmitido por vía oral de padres a hijos, se ha mantenido viva en un par de pueblos de Cantabria, Cobijón (Udías) y Ruiseñada (Comillas) desde donde se han propuesto recuperar esta tradición como identidad propia del pueblo cántabro. Según parece, durante los últimos años se ha conseguido una cierta expansión del Esteru, aunque más ligada a una intención puramente comercial que a una verdadera concienciación de la población de la conservación de sus raíces.

El Esteru tiene raíces celtas
La bonita historia del Esteru que publico a continuación es una versión encontrada en un foro cántabro y está escrita en montañés. Os invito a leerla -no os costará mucho- recordando que la diferencia no es mala, lo que sí es mala es la pérdida de la conciencia propia, de las tradiciones y las raíces culturales, en mor de una globalización salvaje y mercantilista que afecta a todo el mundo pero que sólo beneficia a unos pocos.


"Una vez había una hada güena mu guapa, alta y tresnáa con el pelu comu el sol y los sus ojos mu brillantes. Comu toas las hadas, era mu güena y siempre tinia unos enanucos con si.

Un día, iba por un caminu del bosque y se paró a beber y a peinarse en el ríu. De súpitu, empezó a oír gritar a los enanucos que habían alcontrau algo que se movía entre unos troncos juntu a unos escajos. El hada se acercó y toos los enanucos mirábanla.

- “Es un neñu, en un neñu”, dijeron toos. –“No podemos dejarlo aquí, se moriría de fríu”-, dijo el hada, -“tenemos que buscarle una casa con los humanos”-.

-“Desde ahora” –, dijo el hada al bebé, – “te llamaremos Esteru, porque es una güenura haberte alcontrau”. “Y te daré los regalos de ‘valentía’ y ‘bondad’, durante toa la tu vida”. Entonces el Hada cogió al bebé y lo llevó a una casuca al otru lau del bosque onde vivían un hombre y una mujer que no tenían neños. “Ellos le cuidaran y estarán contentos de tener un neñu”, dijo el hada, y dejó al neñu en la puerta para ellos.

El hombre al salir de la casa, se sorprendió muchu al ver al bebé, y llamó a su esposa: “¡¡Cuca, Cuca, ven aquí rápidamente!!¡¡Ven a ver lo que han dejau!!”. En tal como el hada había dichu, el matrimonio fueron muy felices al encontrar a este neñu y inmediatamente le cubrieron y lo aceptaron como el su hiju.

Y así fue como Esteru creció en aquellas montañas, convirtiéndose en un fuerte y amable hombre. Sus padres fueron muy felices con el y Esteru se sentía muy queriu.

Esteru trabajaba todos los días de la mañana a la noche, cortando madera y ayudando a su ancianu padre pa vender los coloños de madera enos pueblos. Dempués de munchos años sus padres murieron y se quedó muy solu en la casa del bosque.

Fueron pasando los años y se fue haciendo mayor, su cara escomenzó a arrugarse y el su pelu a ponerse brancu y con una gran capa gris. Col tiempu, se golvió triste y diose cuenta que lo que necesitaba era ayudar a otras personas que lo necesitaban. Se alcordó que en un pueblu cercanu había una casa en la que vivían munchos neños huérfanos. Vivían de cualquier cosa que la gente del pueblu les daba, y diose cuenta de qu´ esos neños estaban muy solos, como él, y que podía hacer cosas p´ ellos del mou que fueran felices.

Esteru era muy inteligente y mu güenu haciendo cosas colas sus manos, de manera que hizo unos juguetes de madera p´ aquellos neños: pequeños juguetes y muñecas, que él podría llevar a los neños cuando fuera al pueblu a vender su madera. Cuando terminó los juguetes, los puso en una gran bolsa. Puso la bolsa sobre su burru y marchó hacia el pueblu. Estaba muy feliz por dentru aquel día, y los sus ojos brillaban de alegría.

Estuvo toa la mañana caminando polos montes hasta allegar al pueblu, pero estaba muy feliz. Sonreía como si estuviera en un sueñu, porque estaba llevando a los neños los juguetes que él había jechu. Los neños nel pueblu estuvieron muy felices cuando recibieron sus regalos y Esteru se pasó la tarde jugando con ellos y contándoles los cuentos que había aprendiu del su padre cuando él era pequeñu. Los neños querían muchu a Esteru y dempués de aquel día ellos no sintieronse tan solos como antes.

Esteru se golvió mu conociu enos pueblos. Cáa vez que él se acercaba, rápidamente era rodeau por los neños y así fue recorriendo tolos pueblos de Santander y regalando los juguetes que él mismu hacía.

Y así pasó durante munchos... munchos años, pero una vez hubo una enorme galerna que asoló los pueblos y montañas, que destruía munchas casas y bosques. Los fríos y fuertes vientos y el soniu de los truenos dejaron a la gente muy asustá y temerosa, sobre too a los neños.

Esi día, cuando Esteru estaba caminu del pueblu, vio un rayu que asganzó la casa de los neños huérfanos que rápidamente empezó a arder en llamas. Corrió rápidamente hacia la casa y vio algunos neños en una de las ventanas, mu asustaos, gritando y pidiendo ayuda. Sin dudar ni un momentu, llegó hasta la casa que estaba en llamas y cubriendo a los neños con una manta para protegerlos del fuego, los sacó de la casa al través de una ventana del primer pisu.

Pero mientras él estaba tratando de salir, una viga de madera vieja y grande del techu se le cayó encima. Esteru cayó aplastau nel suelu y con gran dolor, su corazón dejó de latir. Las personas del pueblu lloraron cuando vieron la casa en llamas y supieron lo que había ocurriu, sabían que ya era tarde y no podían hacer nada. Pero… nesi mismu momentu fueron sorprendidos por una luz brillante que sali de la casa en llamas. Nadie podía ver lo que estaba pasando ahí adentru.

Pero adentru la casa, el hada que había alcontrau a Esteru en las montañas, cuando él era un bebé, apareció juntu a él y comenzó a llamarlo pol su nombre con su dulce voz: “¡Esteru! ¡Esteru!”. Y dijole: “Esteru, tú has sido un hombre güenu, lleno de fe y de güen corazón. Has dedicau la tu vida a hacer cosas pa los demás, y has dau hasta la tu vida pa salvar a otras personas. Por eso, no quiero que te mueras. Yo quiero que vivas para siempre. D´ ahora en adelante, tú harás juguetes y otros regalos pa tolos neños de Santander y de tolos rincones del mundu”.

“¡¡Y nosotros te ayudaremos!!”, dijeron tolos enanucos, alredor de Esteru.

Y d´entonces tolas navidades, a la final de caa añu, Esteru va polos pueblos con su ''burru'' repartiendo juguetes y regalos a los neños pa que sean felices."


¿Quién necesita Papa Noel teniendo un Esteru?

miércoles, diciembre 22, 2010

El asesinato express de una vaca marina.

Vaca marina de Steller
A estas alturas, no vamos a descubrir que el hombre es un lobo para el hombre -como decía Hobbes- y para todo el resto del planeta. Sabemos que la acción humana está acabando con un montón de especies animales y vegetales a un ritmo endiablado, pero lo que no podemos ni llegar a comprender es la espeluznante velocidad a que lo hacemos. Hubo una especie que, después de su descubrimiento, acabamos con ella nada más pasados 27 años: La vaca marina de Steller.

Eran demasiado pacíficas
Georg Wilhelm Steller, un naturalista y físico alemán, iba embarcado en la expedición rusa que, comandada por el capitán danés Vitus Bering, descubrió las islas Aleutianas en 1741. En esta expedición por el mar de Bering, una tormenta echó a pique el barco en el que iban y se vieron obligados a refugiarse en una isla en la que permanecieron 10 meses, antes de poder salir apañando un bote con los restos del naufragio. Durante ese periodo, el capitán Bering murió, así como 28 tripulantes más, pero descubrieron un curioso animal que parecía una mezcla entre un manatí y una vaca marina, que era muy fácil de matar y que les sirvió de alimento a los supervivientes. A la isla le pusieron Isla Bering en nombre del capitán fallecido; al animal lo bautizaron con el nombre de su descubridor.

Comparativa entre sirénidos
La vaca marina de Steller (Hydrodamalis gigas) tenía entre 8 y 9 metros de largo, y podía llegar a pesar unas 10 toneladas. Tenía una piel muy dura y con una grasa sabrosa y abundante que hacía las veces de sustituto de la mantequilla. Debido a sus grandes dimensiones, no salía prácticamente del agua y era eminentemente vegetariana, hasta el punto que no tenía dientes, sino placas óseas estriadas con las que machaba su alimento. Este animal, que vivía en las islas del Comandante y en la isla Bering era tremendamente pacífico y no se inmutaba lo más mínimo cuando tenía a los hombres cerca, por lo que era muy fácil matarlos. Steller, durante sus 10 meses de "robinsón", hizo un estudio detallado de este animal, el cual, cuando volvieron a Europa dieron a conocer... para desgracia del pobre bicho, claro.

Islas del Comandante
Desde 1742, hasta 19 expediciones se alimentaron y cazaron este animal, del cual se aprovechaba todo. La carne era gustosa, los huesos se utilizaban para hacer navajas y la grasa, además de para los candiles, se utilizaba para curar el escorbuto debido a su alta proporción de vitamina C. Para su desgracia, tan solo se extraía uno de cada cinco animales arponeados o disparados, ya que huían hacia el fondo, y allí acababan pereciendo. La caza masiva de este sirénido había dado el banderazo de salida... y casi el de llegada.

Se aprovechaba todo
En 1763, ya quedaban tan pocos que se desestimó su caza, y en 1769, murió el último ejemplar del que se tenía noticia. Tan solo 27 años después de su descubrimiento, la vaca marina de Steller yacía en el cajón de las especies eliminadas de la faz de la Tierra gracias a la mano del hombre. De todas formas, cuando esta especie fue descubierta, ya presentaba una distribución muy reducida, lo cual era un serio handicap para el animal. Ello hace pensar que la especie estuviera en un proceso de desaparición,  y que, por su debilidad, no pudo soportar el mazazo de la codicia humana.

Esqueleto reconstruido
Se especula que la caza masiva de la nutria marina por sus pieles, hizo crecer las poblaciones de erizos de mar hasta niveles nunca vistos, provocando la destrucción de los algares en los que pastaban las vacas marinas de Steller. Ello habría acelerado el continuo declive de la especie -de lenta reproducción- y su aislamiento a los sitios más recónditos y apartados, hasta su total eliminación (ver Wrangel, el dominio del último mamut).

Busto de Vitus Bering
Sea como fuere, la mano del hombre dio la puntilla a una especie simplemente por el provecho económico. Esperemos que las técnicas de reproducción y clonación avancen lo suficiente como para poder recuperar las especies que jamás deberíamos haber hecho desaparecer.

El tiempo lo dirá.




En 27 años, no quedó ni uno...¡ni uno!

martes, diciembre 21, 2010

El otro Informe Pisa (2)

A colación del Informe Pisa 2010, sostenía que hace 30 años los alumnos eran igual de cazurros que ahora, a pesar de que la oposición siempre quiera hacer sangre al gobierno con la falta de calidad de los estudios y estudiantes. A raíz de esta afirmación hace unos días publiqué una primera parte de lo que dí a llamar "El otro Informe Pisa" , con toda una serie de barbaridades  y gazapos que el profesor Miguel Tirado publicó hace más de 20 años. Como amenacé con escribir una segunda entrega, hoy la hago efectiva:

-¿Qué es una necrópolis? Es el conjunto de poblados de negros.
 Más razón que un santo. O si no, que se lo digan a los damnificados por el terremoto de Haití.

-¿Por qué muchos países pobres padecen raquitismo? Porque no tienen minas de hierro en su país.
 Claro. Eso de trabajar en la mina, por lo visto ayuda a hacer crecer. Eso sí, sólo si es de hierro.

-Enumera los múltiplos del kilo.  Decakilo, hectokilo y kilokilo.
 ¡Agárrenme fuerte! ¡"Kilo" mato! ¡"Kilo" mato!

-¿Qué significa "cargarle el muerto"? Pues ponerle el muerto en un furgón u otro vehículo.
 A éste, seguro que el profesor le dijo "cíñase a la pregunta" y se ciñó sensu strictu.

-¿Qué es para ti un binóculo? Animal que tiene dos culos.
 Y es que hay algunos profesores que no saben qué preguntar para que los alumnos se equivoquen.

-¿A qué se llama publicidad subliminal? A los anuncios tristes que nos hacen llorar.
 La respuesta del alumno debe llevar mucha publicidad subliminal, porque mira que es triste...

-¿Qué sucedería si desapareciese la agricultura? Pues que tendríamos que dedicarnos a otra cosa.
 Lógica aplastante de alguien que seguro que vive en el campo.

-¿Donde se encuentra el esternón? Es el hueso del culo o corcusilla.
 Ni los del Cirque du Soleil son capaces de distorsionar el cuerpo humano tanto como lo ha hecho el gachó este. ¡Para que de mayor haya estudiado medicina!

-¿Qué es la micción? Es el acto de chupar fuerte.
 !Ay, Dios!. ¡Cómo deberá mear el andoba este! ¡Cómo!

-¿Qué entiendes tú por gobernar? Hacer lo que te de a ti la gana.
 Viendo lo que había, no es de extrañar que de aquellas canteras hayan salido estos tochos de políticos de hoy en día.

¿Les ha gustado la sabiduría que destilaban por sus poros todos estos  inocentes jovenzuelos? ¿No? Pues lo siento, pero como no hay dos sin tres, le emplazo a la tercera edición de "El otro Informe Pisa" que publicaré en estas líneas para que sigan pensando que los chicos de hoy en día saben menos que los de antaño.

¿Qué es para ti un binóculo?

domingo, diciembre 19, 2010

Missoula, un cataclismo hecho riada.

Normalmente, la superficie de la tierra ha sido modelada por el constante ir y venir de los agentes atmosféricos y geológicos en un lento devenir de millones de años. Sin embargo, no todo ha sido placidez y constancia a la hora de formar según qué parajes, donde la tierra se ha visto modificada de forma súbita y violenta. Lo primero que se nos viene a la mente son volcanes o terremotos, pero el agua puede llegar a ser tan incontrolable como una erupción y muchas veces más peligrosa todavía. Tal es el caso del Lago Missoula.

Esquema marcando el dique de hielo.

Hace entre 7.000 y 10.000 años, en el hemisferio norte, se estaba batiendo en retirada el gran casquete polar que se había formado debido a la última glaciación. Aún, a pesar del retroceso, los glaciares continuaban bajando desde este poderosísimo casquete en su continuo descenso de valles y montañas. En algunos casos, estos glaciares generaban auténticos diques que al barrar el desagüe de las aguas de fusión del casquete formaban tras de sí extensos lagos como el Missoula, ubicado al borde de la gran masa polar boreal, actualmente en el estado de Montana (EE.UU.).

Este lago, represado por una gran lengua de hielo que podía llegar hasta los 650 m de altura, tenia unas dimensiones considerables. Con una superficie de 7.770 km2, albergaba hasta 2.100 km3 de agua, o lo que es lo mismo, la mitad del lago Míchigan. Esta gran cantidad de agua embalsada debía generar una fuerte presión sobre la pared del dique que lo encerraba, con el consiguiente peligro de colapso de la masa de hielo. Lo peor del asunto es que se han encontrado signos geológicos que evidencian que así pasó, provocando la mayor inundación de la que jamás se haya tenido conocimiento.

Marcas de antiguas orillas del Missoula.
Los datos son, sencillamente, escalofriantes. La rotura del dique de 650 m. de altura provocó un aluvión de agua que descendía hacia el Pacífico en un caudal de 40 o 60 km3 de agua por hora y una velocidad de 60 km/h, llegando a un máximo de 130 km/h. Esta inimaginable arroyada, precedida por una imponente onda de presión, generó la energía que produciría una bomba de 4.500 megatones, tardando muy pocas horas en llegar a la costa del Pacífico, por el actual curso del río Columbia, a más de 500 km de la zona de rotura del dique. Nada se resistía al avance de unas aguas desbocadas, que al llegar a su desembocadura arrastraba sus sedimentos a más de 2.000 kms mar adentro.

Megaondulaciones.
El cataclismo fue total y absoluto y hoy día aún se pueden observar las señales dejadas en los fondos de los valles excavados por la riada. Ondulaciones (llamadas Ripples) como las dejadas en la arena de las playas por las olas, pero de tamaño de decenas de metros; rocas inmensas transportadas lejos de su fuente de origen debido a los icebergs que arrastraba el agua; cascadas de 120 m de alto y diez veces más largas que las del Niágara, actualmente secas e inútiles, pero que en su momento hicieron de escalón a una capa de agua de más de 90 metros de altura en caída libre a 100 km/h; grandes cañones excavados en el loess periglacial y en las rocas volcánicas subyacentes, que canalizaban y daban impulso a las aguas y que son todas ellas visibles hoy día.

Rocas trasportadas por la riada.
Es prácticamente imposible para nosotros hacerse a la idea del espectáculo que significa semejante monstruo, el bramido del cual se podía escuchar a más de 30 kms de distancia. También hay que decir que nada ni nadie que estuviera en la capacidad de verlo en primera fila sería capaz de contarlo. La naturaleza, con una violencia sin igual en la capa de la tierra no quería testigos. Y si difícilmente concebimos una riada de proporciones bíblicas... ¿se puede imaginar que el mismo cataclismo se produjera más de 40 veces? "Too much pal body", que diría un castizo.

Efectivamente, una serie de geólogos, entre ellos el español Gerardo Benito, Profesor de Investigación del Centro de Ciencias Ambientales del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, determinaron que estas riadas se producían cíclicamente. A cada rotura del dique de hielo que cerraba el lago se sucedía un periodo de relativa calma que permitía a la lengua glaciar avanzar por su valle y provocar un nuevo cierre, represando el agua que bajaba por el valle en el que desembocaba y creciendo el nivel hasta que la presión de base del agua provocaba una nueva rotura y, por tanto, una nueva megainundación

Capas de inundaciones consecutivas.
Según se tiene constancia, el proceso se repitió hasta una cuarentena de veces durante un periodo de 2.000 años, hasta que el retroceso generalizado del casquete glacial impidió la formación de nuevos diques y dejó a todo el sistema sin utilidad ninguna, pero dejando el testimonio inerte de la violencia que puede tener la naturaleza en un momento dado y, para la cual, no estamos ni siquiera preparados para concebir.


La geología se ha movido siempre entre el Uniformismo (lo que actúa hoy, ha actuado siempre) y un Catastrofismo que implicaba un cataclismo a cada modelado de la corteza terrestre. Actualmente, parece claro que la Tierra se ha movido por los dos parámetros cuando mejor le ha convenido y que los estudios cada vez más detallados de los restos que encontramos nos llevan a un conocimiento cada vez más preciso de nuestro medio ambiente, sorprendiéndonos y lo que es peor, inquietándonos, a cada nuevo paso.


Dry Falls, 5 km de antiguas cataratas.

miércoles, diciembre 15, 2010

El robo mejor castigado.

¿Usted se imagina un ladrón que comete un robo, se le captura, y lejos de condenarlo, se le recompensa? Esto parece un claro caso de corrupción del sistema judicial, si no fuese porque ocurrió en 1671, el donante del premio fue el rey inglés Carlos II y el robo fuera el de la mismísima corona real, lo cual tiene aún más mérito. Pero veamos que pasó.

Thomas Blood
Thomas Blood, un coronel irlandés descendiente de alta cuna y con más cara que espalda -cambió varias veces de bando en la guerra, lo cual le obligó a huir al extranjero diversas veces- intentó dar uno de los golpes más sonados: robar las joyas reales (corona, cetro y orbe) de la inexpugnable Torre de Londres. Habida cuenta que desde entonces no se tiene noticia de ningún intento similar de robo de las joyas reales, la peripecia no fue moco de pavo.

A principios de 1671, Blood se disfrazó de sacerdote y con la complicidad de una mujer que se hizo pasar por su esposa, fueron a visitar las joyas en la Torre de Londres. Las joyas, ubicadas en los subterráneos del citado edificio, se podían visitar pagando al guardián encargado de velar por las mismas, en este caso un hombre de 77 años llamado Talbot Edwards. 

Justo en el momento en que estaban visitando las joyas, a la supuesta mujer del sacerdote le dio un fuerte dolor de tripas. El guardián, alertado, atendió a la mujer, la cual fue invitada por la esposa de Edwards a reposar en sus aposentos que se encontraban en el piso superior. La pareja de pillos, una vez "recompuesta" la mujer, agradeció el trato a los Edward y se fueron.

En los días siguientes, Blood volvió a visitar a los Edward y entregó a la mujer del guardián cuatro pares de guantes blancos en agradecimiento a la ayuda prestada a su "esposa". Las visitas de cortesía se sucedieron en el tiempo y ello provocó que los guardianes adquirieran confianza con Blood, trabando una fuerte amistad. La principal puerta, ya estaba abierta.

Uno de los días de visita, Blood se descolgó con la posibilidad de presentarles a los Edward un ficticio sobrino suyo que podría ser casado con la hija de los guardianes. Para hacerlo más creíble, Blood no dudó en ofrecerle en dote diversos centenares de libras y así desvanecer la más mínima sospecha que pudiera tener el guardián del ajuar real.

El día 9 de mayo de 1671, el supuesto sacerdote, junto con su supuesto sobrino y un par de amigos se acercaron a la Torre de Londres y convencieron a Talbot que les enseñaran las joyas. En el momento que accedieron a la estancia donde se guardaban, redujeron al guardián a golpe de martillo y lo amordazaron. Arrancaron la reja que protegía las joyas y Blood, para poderla transportar, le dio un martillazo a la corona para rebajarla en altura y meterla en una bolsa que llevaría debajo de su atuendo sacerdotal. El cetro y el orbe lo llevarían los cómplices. Sin embargo, Edwards se había recuperado y consiguió dar la alarma.

Los ladrones pusieron pies en polvorosa, y huyeron a caballo en medio de una persecución cinematográfica. Al final, los soldados dieron alcance a Blood al cual se le había caído la corona, con tanta mala pata que su caballo se atrabancó con ella y fue a parar al suelo, lo que permitió capturarlo. Los otros ladrones fueron detenidos y se recuperó el resto de joyas. 
Blood, una vez detenido, se negó a hablar con nadie que no fuera el rey. Sorprendentemente el rey accedió a ello y le concedió una entrevista. En ella, el rey Carlos II le preguntó a Blood "¿Qué pasaría si te quitase la vida?", a lo que el ladrón espetó "¡Trataría de merecerlo, Señor!. Esta contestación digna de un "pelota" irredento y de un jeta de primera categoría, por lo visto le hizo gracia al rey. 

Pero, según parece, lo que acabó por ganarse la simpatía del rey fue que le dijo que le habían estafado con las joyas, ya que no valían las 100.000 libras en que estaban tasadas, sino solamente unas 6000. Su formidable desparpajo le había salvado una vez más. ¿Cual fue el castigo? Pues su castigo consistió en darle unas tierras en Irlanda y la concesión de una pensión vitalicia de 500 libras anuales. Lo normal en estos casos, vamos.

En realidad no se sabe el porqué de esta recompensa. Se especula con que fuera cómplice del rey, ya que en esos momentos el monarca no andaba muy boyante económicamente, pero parece que todo apunta a que Blood ejercía de agente doble del Carlos II y que su "castigo" era la recompensa a sus servicios prestados. Sea como fuere, Thomas Blood pasará a la historia por su intrépida aventura y su más aún sorprendente castigo.

Mejor para todos que no cunda demasiado el ejemplo.

La  inexpugnable Torre de Londres

martes, diciembre 14, 2010

El adiós del Manhattan más Jondo.

He de reconocer que la música flamenca no es el tipo de música que más me gusta, pero reconozco que el buen Cante Jondo puede poner los pelos de punta a cualquiera. Hoy ha trascendido la muerte de Enrique Morente, y si bien sería hipócrita decir que había seguido su carrera, he de decir que le sentía un sincero respeto. Las veces (pocas) que he escuchado su música, me ha parecido siempre un gran profesional que transmitía una honda sabiduría en su arte. 

En paz descanse.
Hoy, en el programa Miradas2 de La 2, han emitido una actuación que hizo Enrique Morente con el grupo Lagartija Nick, un grupo de rock de Granada, en la cual tocaban una versión del "First we take Manhattan" de Leonard Cohen. Al escucharla, no he podido, por menos, que dejar lo que estaba haciendo ya que me ha atraído como el norte que atrae la aguja de la brújula. La mezcla de un cantaor de Cante Jondo, con un grupo joven de rock alternativo, versionando una canción de un cantautor canadiense, me ha dejado sin palabras. Para atreverte con algo así, o eres un loco, o eres un genio, y Morente tenía más de lo segundo que de lo primero.

No sé exactamente lo que me ha atraído de esta canción llamada "Manhattan", pero tiene "algo" profundo que engancha. Más allá de la primera impresión de "cosa rara", que puede parecer hasta histriónico para quien no es capaz de rascar un poco la superficie, esta canción transmite una sensación difícilmente explicable.

Sea lo que sea, aquí os dejo un vídeo que he encontrado en YouTube con esta canción. Tomadlo como mi humilde homenaje a un artista en mayúsculas: Enrique Morente.

sábado, diciembre 11, 2010

El otro Informe Pisa (1)

Hace unos días se dio a conocer el Informe Pisa de este año, y si bien no estamos en la cola, no es que la cosa sea para tirar cohetes, la verdad sea dicha. De todas formas, faltó tiempo para que salieran los típicos que proclamaban que los alumnos actuales -evidentemente gracias a Zapatero- lo máximo que podían aspirar era a tirar de un carro y que antes salían con un nivel muy superior al de hoy día. Personalmente creo que una visión tan generalista y negativa no deja de ser más que una visión parcial e interesada de según qué facciones, ya que zoquetes y tarugos los ha habido siempre. Y para muestra, he aquí una serie de errores y gazapos de alumnos de 6º, 7º y 8º de EGB que publicó hace más de 20 años el profesor Miguel Tirado Zarco en su libro "Barbaridades en Clase", recopilado de todos sus años como docente. Si ahora estamos mal, antes ya no quiero ni pensar...

-¿Qué es un monopolio? Es un mono con parálisis.
 La parálisis cerebral -por falta de uso, claro- del interfecto en cuestión, demuestra que descendemos del mono.

 -¿Qué es una parábola? Casa humilde donde vivían los cristianos.
Me imagino que en estas parábolas, los cristianos no pararían de contar chabolas, chabolas y chabolas. No me extraña que los tiraran a los leones.

-¿Qué quiere decir "ignorancia supina"? Tonto que mira siempre hacia arriba.
Este alumno seguro que no es cliente de Media Markt, fijo.

-¿Cómo se llama a los nacidos en Vitoria y Alava? Vitorinos y aladinos (Vitoricinos y alavacinos).
A ver... conocimiento, lo que se dice conocimiento no es que tenga mucho. Ahora bien, imaginación derrocha por todos sus poros, el angelito.

-¿Quién fue Felipe II? El rey que lo asaron en una parrilla en El Escorial.
Tener un imperio en el que no se ponía el Sol, provocaría un exceso de exposición a los rayos ultravioletas al rey, pero de ahí a hacerlo al "ast"... no se yo.
 
-¿Quién fue San Agustín? El marido de Santa Teresa.
¡Halaaaa! ¡Sea usted santo para que un crío le envíe la santidad y el celibato de toda una vida a tomar por saco!

-¿Cuántos satélites tiene la Tierra? Nueve, y el más lejano es el Sol.
Si Copérnico levantara la cabeza corría al tierno infante con un calcetín sudado. ¡Qué zote!

-¿Qué es el trabalenguas? La forma de hablar de los tartamudos.
 Toda la vida pensando que la tartamudez era una discapacidad, y ahora resulta que era un idioma.
 
-La interpretación de los sueños es obra de ¿quién? Suele ser obra de algunas gitanas.
¡Ay, paaaayo! Lo que costaba sacarse el doctorado en fregonetas de malacatones hace unos años...

-¿Qué es la Democracia? Querer estar todos en el gobierno y mandar.
¡Anda, jódelo! ¡A ver quien le lleva la contraria al crío!

En fin, estos son algunos ejemplos del dechado de virtudes y sabiduría de los alumnos de los años 70 y 80, y claros ejemplos también de que cualquier tiempo pasado no ha tenido por qué ser mejor. Próximamente continuaré publicando otras "lindezas" de los alumnos de otrora. No se si aprenderá mucho, pero seguro que no le dejarán indiferente. 

¡No se las pierda!

Alumno español en pleno examen.

viernes, diciembre 10, 2010

Los heroicos garbanzos guardaespaldas.

Tenemos la impresión que la historia la escriben los grandes hechos, las grandes hazañas o los grandes nombres. No obstante, hay veces que algo tan pequeño como un garbanzo puede hacer que la historia sufra un giro de 180 grados en su errático devenir. Tal fue el caso en que estas pequeñas legumbres impidieron el rapto de una reina.

Corría octubre de 1841 y España estaba inmersa en una convulsa situación política y social fruto de las luchas internas entre las tendencias absolutistas y liberales que conllevaba numerosos alzamientos y revoluciones de todos los signos posibles. María Cristina había abdicado de la Regencia, abandonando el país debido a las presiones de los progresistas, y el general  Baldomero Espartero había tomado la jefatura del Estado en espera de que la infanta Isabel adquiriera la mayoría de edad y fuera nombrada Reina de España.

Los liberales, que habían elevado a Espartero al poder en búsqueda de una democratización de la vida política,  se encontraron traicionados por las tendencias dictatoriales del general regente, por lo que se rebelaron contra él. En medio de esta sedición, un par de batallones del regimiento de infantería de la Princesa, se dirigieron  el 7 de octubre de 1841 al Palacio Real de Madrid con la intención de secuestrar a la princesa Isabel -que por aquel entonces tenía 11 años- y su hermana, y propiciar el retorno de María Cristina a la Regencia.

Los encargados de este golpe de mano fueron los generales Manuel de la Concha y Diego de León, pero no contaron con la férrea defensa de los Alabarderos encargados de la escolta personal de Isabel, que en principio tenían que estar a favor de la revuelta y los cuales les desbarataron todos los planes.

Escalera del Palacio Real
Sobre las 8 de la noche llegaron los rebeldes al Palacio Real, y cuando llegaron a las escaleras de acceso a los pisos superiores, fueron repelidos por el fuego de los 17 alabarderos que, comandados por el coronel Domingo Dulce, se encargaban aquella noche de la vigilancia de las princesas, las cuales se encontraban en plena clase de canto en aquellos precisos instantes. Las hostilidades se prolongaron durante buena parte de la noche debido a la estructura de la escalera, la cual la hacía fácilmente defendible.

El general Diego de León, popular héroe de las guerras carlistas, se propuso doblegar el tenaz proceder de los alabarderos ya que si bien eran muy superiores en número a los defensores, el tiempo corría en su contra, y decidió ordenar el alto el fuego y subir con sus hombres pacíficamente por aquellas suntuosas escaleras de mármol a tomar a las princesas. El general confió en su oratoria y apelando al patriotismo de los defensores para poder conseguir sus objetivos se dirigió hacia arriba.

El coronel Dulce, ante un alto el fuego que no pretendía romper (los historiadores dicen que ambos bandos no tiraban a matar, a pesar de lo cual hubo una baja), ordenó recoger todos los sacos de garbanzos que hubiera en la cocina y que fueran esparcidos escaleras abajo. Dicho y hecho.

Los asaltantes, debido a la suela lisa de sus lustradas botas, al intentar subir por las escaleras, resbalaban de mala forma al pisar las legumbres. Ello impidió que los sublevados pudieran acceder por la escalinata, ya fuera por las buenas o por las malas, y así, sin romper el alto el fuego, Dulce ganó un tiempo vital que evitó que las princesas fueran raptadas.

En vista de la imposibilidad de culminar su acción antes del amanecer, y de que los refuerzos fieles a Espartero se acercaban al Palacio Real, los cabecillas tuvieron que huir sin su "botín" pero fueron apresados poco después y juzgados en consejo de guerra. El general Diego de León, a pesar de su popularidad y la solicitud de clemencia de la misma Isabel -cabe recordar que no quería atentar contra ellas, sino conseguir que su madre volviera-, fue condenado a muerte por el propio Espartero, lo cual le hizo caer en desgracia ante la población española. Los Alabarderos que defendieron a la futura reina Isabel II, por su parte, fueron condecorados por su heroica acción.

Las crónicas no dicen si hubo alguna condecoración para los "heroicos" garbanzos, pero fueron una pieza clave para el fracaso del alzamiento. Tampoco sirvió de mucho, debido a que los tumultos, abdicaciones, golpes de estado y revoluciones fueron moneda de cambio habitual durante todo el siglo XIX pero, al menos, dejar constancia de que todo el mundo forma parte de la historia, hasta los humildes garbanzos.


Diego de León encabezando el asalto a la escalera.

miércoles, diciembre 08, 2010

El sexto sentido de los caníbales con cara de perro.

Uno de los acontecimientos más luctuosos de los últimos años fue el terremoto que se produjo en el océano Índico el 26 de diciembre de 2004. Este terremoto, y el posterior tsunami que afectó buena parte de la cuenca del Índico produjeron una auténtica matanza. Las cifras, como siempre en estos casos, son contradictorias, pero las víctimas humanas se estimaron entre 230.000 y 300.000 personas en los 14 países ribereños. Sin embargo, resulta curioso que en una de las zonas más pobladas del mundo, en medio del meollo de uno de los terremotos más devastadores, un pequeño grupo humano no sufrió ni una sola baja.

Las islas de Andamán son un archipiélago que se encuentra en el Golfo de Bengala, en el océano Índico a 193 kms de Birmania y 547 de la isla indonesia de Sumatra, el cual pertenece administrativamente a la India. En este territorio, plagado de pequeñas islas de origen volcánico viven una serie de pequeñas tribus que han sido transportadas directamente desde el paleolítico hasta la actualidad, hasta el punto que se considera que no han sufrido mezclas genéticas desde hace 50000 o 70000 años.

Estas tribus cazadoras-recolectoras (no conocen el trabajo de los metales) de origen incierto, tienen rasgos típicamente negroides, y si bien muchas de ellas están muy influenciadas por los extranjeros que desde antiguo han ocupado los mejores terrenos (fue colonia británica hasta la independencia de la India en el 1947), han logrado subsistir mal que bien gracias a su aislamiento y a su ancestral animadversión contra los forasteros.

Tal es el grado de inquina contra los visitantes que tienen estas tribus, que el propio Marco Polo los describió como caníbales con cara de perro. A partir de aquí, todo tipo de acercamiento más o menos amistoso ha sido infructuoso, por lo que han sido continuamente diezmados para poder ocupar sus tierras, y han sido arrinconados en ciertas islas que se han convertido, de facto, en territorios autónomos, ya que no hay ni Dios que se atreva a acercarse. No hace mucho (2006), en la isla que ocupan los Centineleses, un par de pescadores furtivos osaron pescar en sus aguas, apareciendo al poco tiempo muertos. Lo mejor es que cuando un helicóptero fue a recoger los cuerpos, no pudo aterrizar debido a la lluvia de flechas que recibió. Aún a estas alturas, no hay constancia de que se hayan recuperado los cuerpos. ¡A ver quien es el guapo!.

Es gracias a este grado de primitivismo, que estas tribus -que en el mejor de los casos no superan los 250 individuos- poseen un gran conocimiento del medio natural que les envuelve. Conocimiento natural que han conservado intacto desde la época paleolítica mientras que el resto de la humanidad lo ha perdido progresivamente en el camino de la civilización.

Cuando en diciembre de 2004 se produjo el gran tsunami, un sexto sentido -y las indicaciones del jefe tribal, claro- hicieron que, momentos antes de la llegada de la gran ola, los 42 componentes de la tribu de los Gran Andamaneses se subieran todos a las palmeras más altas. Este hecho propició que se se salvaran todos y cada uno de los habitantes de esa comunidad mientras que, no muchos kilómetros más allá, los muertos se contabilizaban por miles. Estudios a vista de pájaro de los Centineleses han determinado que no se vieron tampoco demasiado afectados, aunque su negativa al contacto exterior, y las leyes de aislamiento promovidas por el gobierno indio, tampoco ha permitido investigar a fondo los posibles daños.

¿Qué fue lo que les hizo tomar semejante decisión? ¿Qué sintieron que los demás no vieron? ¿Fueron los pájaros, los animales, la tierra...? ¿O fue el agua? ¿O el aire? Sea como sea, la sabiduría que estos primitivos grupúsculos humanos han conservado y que nosotros no llegamos a comprender, les ha servido para subsistir allí donde todos los demás conocimientos han perecido. Bien haríamos el resto de la humanidad de aprender a mirar un poco atrás, bajar nuestros niveles de soberbia para con el planeta y sus habitantes, y reconocer que mucho es lo que sabemos, pero que infinitamente más es lo que ignoramos.

Situación de las Islas Andamán

martes, diciembre 07, 2010

El Diluvio del Mar Negro.

Diluvio Universal
Conocemos por la Biblia que hubo un gran diluvio que sumergió toda la tierra. Hasta ahora se había pensado que era una simple leyenda, como tantas otras, pero en los últimos años estudios científicos especulan con que el llamado Diluvio Universal fuera algo más que una antigua leyenda: podría ser una realidad científicamente demostrable.

Según estudios publicados por los geólogos William Ryan y Walter Pitman en 1998, lo que pudiera entenderse como un auténtico diluvio universal se produjo en el área del Mar Negro unos 5600 años antes de Cristo. En este momento, el Mar Negro se conectó con el Mediterráneo de una forma súbita, inundando en poco tiempo tierras y poblados antiguos que se encontraban en la zona. De esta forma, este acontecimiento catastrófico habría permanecido en la memoria colectiva en forma de Diluvio, en el caso de la Biblia, en el poema épico mesopotámico de Gilgamesh o, incluso sería la base del mito de la Atlántida. Pero... ¿qué fue lo que pasó?.

Ubicación del Mar Negro
Durante la última glaciación, un casquete glacial ocupaba buena parte de Escandinavia y afectaba centroeuropa. Ello provocaba que las aguas de fusión de este inmenso casquete -similar al que actualmente hay en Groenlandia- se dirigiesen al interior del continente euro-asiático, desembocando en un gran lago de agua dulce que ocuparía el actual Mar Negro y el Mar Caspio, que estarían conectados entre sí. El Mar Negro, por su parte, tendría como desagüe el actual estrecho del Bósforo, ya que debido a la glaciación, el Mediterráneo se encontraba muy por debajo del nivel actual y, por tanto, del nivel del Mar Negro. Sin embargo, todo cambiaría dramáticamente.

Ubicación durante la Glaciación.
Cuando finalizó el periodo glacial (unos 10.000 años a.C.), el casquete de hielo europeo retrocedió, dejando tras de sí un relieve que permitía que sus aguas de fusión, en vez de avenar la cuenca del Mar Negro, se dirigieran hacia el Mar del Norte. Esta circunstancia provocó que se cortara de raíz la llegada masiva de agua y que el lago que era el Mar Negro dejara de desaguar en el Mediterráneo, convirtiéndolo en un lago continental que debido a la baja cantidad de agua que recibía y a su continentalidad, se fue secando rápidamente. Ello dejó al descubierto grandes zonas fértiles anteriormente bajo el agua que fueron con el tiempo reforestadas y en las que evolucionaron comunidades neolíticas y las primeras civilizaciones, tales como los sumerios primigenios.

Esquema de la rotura del Bósforo
Mientras que la zona se desarrollaba, la desglaciación continuaba su proceso, abocando cada vez más agua al Atlántico y produciendo un aumento generalizado del nivel del mar, que afectó al Mediterráneo. Hacia el 5600 a.C., el Mediterráneo había subido de tal forma que invadió el espacio del Mar de Mármara y alcanzó el Bósforo, rompiendo el dique en que se había convertido para las aguas mediterráneas. 

Cuenca hidrográfica del Mar Negro
El Mar Negro, que en esos momentos se encontraría a unos 100 metros por debajo de la actualidad, empezó a recibir agua salada a través de una cascada gigante proveniente del Mar Mediterráneo, con un caudal estimado de unos 42 km/3 de agua diarios -o lo que es lo mismo, casi el doble del caudal actual del Amazonas- y que en menos de un año igualó los dos niveles inundando 155.000 km2 de superficie. En este escenario, el súbito e inexorable ascenso de las aguas provocó que las tribus indoeuropeas que se habían asentado y desarrollado en la fértil cuenca anteriormente emergidas tuvieran que huir. Éste traumático éxodo estimado de 145.000 personas, quedaría en el imaginario humano profundamente grabado, dando lugar a las leyendas del Diluvio por todos conocidos.

Los grupos fanáticos religiosos no conceden ningún valor a esta teoría ya que atacan directamente a sus dogmas de fe, pero se han encontrado pruebas geológicas que así lo confirman, e incluso se han encontrado restos de fauna de agua dulce y restos de poblados en zonas que actualmente están a más de 90 metros de profundidad en el Mar Negro.
En la actualidad las investigaciones continúan, con pruebas a favor y en contra, que matizan o confirman la teoría del Diluvio en el Mar Negro. Sea como sea, cada vez más existe la certeza de que algo muy importante ocurrió en aquel lugar y que llegó a calar en la mentalidad de unas civilizaciones primigenias trascendiendo hasta la actualidad.

El tiempo, como siempre, tiene la última palabra.

Las zonas oscuras indicarían el antiguo nivel

sábado, diciembre 04, 2010

Las "sin" razones de los controladores.

Los controladores parece que han vuelto a su puesto de trabajo gracias a la Guardia Civil que ha ido a los aeropuertos y se ha abierto el espacio aereo, pero aún la cosa está atascada, y el perjuicio económico y moral que han provocado al país y a los afectados, es de los que hacen época. Y como visto está que a los controladores les importa un carajo los daños que provocan con su infame actitud, siempre y cuando saquen su muy buena tajada, pues me parece muy bien que se les fuerce a trabajar. Un poco de su propia medicina, no les va a ir muy mal.

Sin embargo...¿sabemos que es lo que quieren? A continuación enumero los privilegios que según Rafael Simancas pretenden mantener con esta huelga salvaje que puede hundir -ojo que es serio- la poca confianza que los mercados tenían en la economía española:

  • Contabilizar como horas extraordinarias hasta un tercio de su jornada de trabajo habitual, a fin de alcanzar unos salarios de entre 300.000 y 1.000.000 de euros anuales, por jornadas de trabajo efectivo que rara vez superan las 10 horas semanales. Eso sí, con cargo al tesoro público y a los impuestos de los ciudadanos.
El Gobierno de Aznar les tapó la boca con billetes, ahora no están dispuestos a que se los quiten, claro. Muy solidario en momento de crisis, sí, señor.

  • Jubilarse a partir de los 52 años percibiendo el salario íntegro, horas extraordinarias incluidas.
Llámenles tontos. Están tan estresados que han de jubilarse antes que nadie. Un recadero de una empresa de transportes, por lo visto tiene menos estrés, pero este se tendrá que jubilar a los 90...¡anda que no!

  • Organizar su propio régimen de trabajo y su propio régimen salarial, de tal manera que sean ellos mismos, a través de su “sindicato”, quienes determinen cuándo, cómo y cuánto se trabaja, y cuánto se cobra, independientemente de las necesidades del servicio. Buscan, por ejemplo, acumular jornadas de trabajo y guardias para asegurarse vacaciones de dos semanas por cada tres días de trabajo efectivo.
Los jeques árabes, a su lado, serían unos curritos cualquiera. Ellos deciden cuanto trabajan y cuanto cobran. ¡Ahí! ¡Con dos cojones!

  • Garantizar el control por parte de su “sindicato” del acceso a la profesión y la formación de los nuevos profesionales, a fin de solo sean sus familiares y amigos quienes se incorporen a la “casta” de privilegiados.
Ya tenía yo mis sospechas de que más que una casta de privilegiados, en realidad eran primos segundos de Don Vito Corleone...

  • Convertir la legislación vigente en papel mojado ante sus reivindicaciones, de tal manera que cualquier disposición legal aprobada legítimamente por los representantes de los ciudadanos deba derogarse frente a sus chantajes."
 Una reivindicación sindical como otra cualquiera de cualquier otro trabajador, evidentemente.

En definitiva, que con el decretazo impuesto por el Ministerio de Fomento, lo que se pretendía era recortar estas prebendas justamente. ¿Hasta qué punto, esperando que los controladores no fueran tan prepotentes, el gobierno se escudó en una operación salida masiva para hacer imponer el decreto de recorte? Posiblemente el pecado del gobierno haya sido ir de bueno hasta ahora posponiendo la imposición cuanto más tiempo, mejor, y cuando -mal que le pese- ha tocado poner los huevos encima de la mesa, ha preferido no dejarlos demasiado a la vista. Sea como sea, la mafia de los controladores ha quedado retratada y ahora, simplemente es cuestión de ir recuperando la normalidad y no permitir que otra vez las cosas se salgan de madre. 

Cuando no hay billetes para tapar bocas, el gobernar se vuelve mucho más duro. Se siente.

¿Mafia calabresa? No, sindicato de controladores aéreos.