Publicidad

viernes, febrero 28, 2014

La desafiante Puerta del Cielo de China

La Puerta del Cielo
Año 263 después de Cristo. En el centro de la China, a 8 kilómetros de la población de Zhang Jia Jie, se encuentra la montaña de Songliang, una torre calcárea rodeada de altísimas paredes verticales de varios centenares de metros de alto que son recorridas por el gran río Yangtsé, uno de los más largos del mundo. De repente, en una de las partes más estrechas de este macizo tabular, uno de los flancos en medio de un estruendo pavoroso, se viene abajo. Un lateral de la montaña se ha hundido, pero no todo. Como por arte de magia, la parte superior se ha mantenido en su sitio, pero el resto de la montaña se ha derrumbado dejando un agujero de 130 metros de alto, 30 de ancho y 60 de profundidad que conecta una y otra parte del acantilado. Había nacido Tianmen Dong, la cueva de la Puerta del Cielo.

Desde el interior
Cuando las autoridades de la región fueron a observar la zona, descubrieron la gran abertura que se había producido en la montaña, por lo que avisaron al emperador. Éste lo interpretó como un buen augurio y decidió llamarla la cueva Tianmen (puerta celestial, en chino), convirtiéndose desde entonces en un centro de peregrinación budista, construyéndose un monasterio en la cumbre y facilitándose los accesos a esta magnífica obertura geológica.


Carretera con 99 curvas
Este inmenso boquete, cual puerta abierta en medio de la montaña, es una auténtica maravilla natural que es capaz de sorprender a propios y a extraños, destacándose como una de las atracciones turísticas más visitadas de la China. Ya no tan solo por su escalinata de 999 escalones que lleva hasta la base de la puerta, ni por la imposible carretera construida para acceder al monasterio (ríase usted de la de Sa Calobra, en Mallorca), ni tan solo por el sendero construido en la pared del acantilado, el cual, emulando el Caminito del Rey de Málaga, da toda la vuelta a la montaña colgado sobre la pared y con buena parte del recorrido sobre un vertiginoso pavimento de vidrio trasparente. No. No sólo por esto.

A punto de atravesar Tianmen
La Puerta del Cielo se ha convertido en una gran atracción por haber sido foco de atención de... paracaidistas y aviadores, los cuales han encontrado en esta cavidad un reto para pasar a través de ella, ya sea haciendo wingfly (trajes con alas) o, más difícil todavía, haciendo pasar aviones de exhibición. Hasta tal punto es el reto que en 1999 entró en el libro Guinnes de los Records por ser la primera cueva en ser atravesada por un avión y, en 2006, la escuadrilla Caballeros Rusos (Русские Витязи en ruso), formada por 5 cazas Su-27, consiguió atravesarla. Asimismo, no son pocos los paracaidistas que han intentado pasar tan famosa oquedad planeando con sus trajes, jugándose la vida por ello y dándose el caso de un fallecido cuando el paracaídas no se abrió. Inconvenientes de los deportes extremos, claro.

Teleférico más largo del mundo
Sin embargo, el hecho de que la montaña de Tianmen se encuentre a 1518 m. sobre el nivel del mar y elevada más de mil metros respecto la llanura circundante, ha dado pie a la construcción de una maravilla de la tecnología humana en forma de teleférico. Este teleférico compuesto por 98 cabinas para el transporte de los viajeros, con sus 7455 metros de recorrido que lo convierten en el teleférico más largo del mundo, supera el desnivel de 1279 metros que hay desde su inicio, cerca de Zhang Jia Jie, en el valle del Yangtsé, hasta la cumbre. Tan pronunciado desnivel hace que las cabinas tengan que transcurrir por sitios en que los cables están a 37º respecto la horizontal, dando una escalofriante sensación al viajero de caída libre.

Puerta del Cielo desde lejos
La magia de la Puerta del Cielo, por su magnitud y potencia que deja embelesado al espectador que tiene la suerte de poder acceder a ella, ha hecho de esta relativamente reciente maravilla de la naturaleza, uno de los puntos de mayor atracción turística de un país igualmente enorme y potente como es China. 





Sendero de vidrio no apto para gente con vértigo

Webgrafía


martes, febrero 25, 2014

Caño Cristales, el río donde se derritió el arco iris

Caño Cristales
Caño Cristales es un pequeño río colombiano el cual no destaca ni por su longitud (unos 100 km), anchura (no llega a 20 metros), ni prácticamente caudal (actúa como una riera, solo cuando llueve). Hasta aquí, no pasaría de ser un río del montón y sin ninguna especial gracia. Sin embargo, este río se ha hecho famoso por ser una auténtica bendición para los ojos que lo contemplan, porque sus aguas tienen la característica de tener casi todos los colores del arco iris.

Arco iris derretido
A principios de los años 90, un servidor estudiaba geología en la UB, y en una de las asignaturas dedicada a Geodinámica Externa, nos llevaron a Sabadell a estudiar las terrazas del río Ripoll, uno de los ríos que pasan por la ciudad. La cuestión es que una de las cosas que más me llamó la atención de este río era el color de sus aguas. Efectivamente, nunca antes había visto un río como aquel que tuviera un color azul turquesa tan bonito y tan brillante como aquel. El único problema era que estaba de ese color por los vertidos químicos incontrolados que se tiraban al agua. Por suerte, Caño Cristales no presenta este problema, ya que sus colores son totalmente naturales.

Auténtico abanico de colores
Caño Cristales nace en la Sierra de Macarena, una sierra al este de los Andes que avena a la cuenca del Orinoco. Este pequeño río, al correr sobre los materiales rocosos de casi 1500 millones de años del Escudo Guayanés, dispone de un cauce pequeño que se seca enseguida, hasta el punto de no disponer de casi fauna acuática. Sin embargo, ello no le impide de disponer una gran flora, la variedad de la cual es la que produce el espectáculo de colores de sus aguas.

Pequeño pero bello
Debido a su régimen intermitente, es cuando acaba de llover que Caño Cristales se encuentra en todo su esplendor, ya que entonces todas las hierbas acuáticas despliegan sus colores. Rojos, naranjas, amarillos, verdes... los colores de la vegetación se encuentran mezclados con el color azul del agua y el negro de la roca sobre la que corre el pequeño río, produciendo un espectáculo de luz, color, agua y vida que embelesa a cualquier amante de la naturaleza.

Macarenia clavígera
Este bello río se encuentra en el Parque Natural de La Macarena, y destaca por su extraordinaria riqueza biológica, con 8 tipos de primates, centenares de especies de mamíferos, 500 especies de pájaros y casi 2000 especies de plantas, algunas de las cuales son endémicas, tales como la Macarenia clavígera, que es, justamente, la planta que proporciona el intenso color rojo a Caño Cristales.

Algas y hierbas le dan el color
Sin embargo, no todo es placidez en este auténtico "arco iris derretido", como se le ha dado a llamar. La zona, a pesar de estar protegida por el estatus de parque natural, es un foco continuo de problemas debido a la deforestación ilegal producida por los campesinos, por acoger las actividades de las guerrillas de las FARC y por la lucha contra los cultivos ilegales de coca, que llevaron al gobierno colombiano (en colaboración con el gobierno estadounidense) a fumigar la zona con herbicidas, lo cual hizo poner el grito en el cielo a los ecologistas.

Uno de los más bellos del mundo
Caño Cristales, a pesar de su entorno más o menos convulso, mantiene su belleza gracias a su dificultad de acceso. Aislamiento que no ha impedido que se le haya llegado a calificar, tal vez merecidamente, como uno de los ríos más bellos del mundo.

Webgrafía

viernes, febrero 21, 2014

Nixon y la república india de la Isla de Alcatraz

Tipi en Alcatraz
La isla de Alcatraz, en Estados Unidos, acogió hasta principios de los 60 uno de los penales más famosos y seguros de todo el mundo. El hecho de estar cerca de la entrada de la bahía de San Francisco, hizo que la isla fuera, desde su descubrimiento por los españoles en el siglo XVIII, un punto estratégico para asegurar el control del acceso a San Francisco. Sin embargo, y como pasó con todo el continente americano, los europeos se adjudicaron la propiedad de todos los terrenos con total impunidad, a pesar de que había habido grupos de indígenas viviendo en ellos desde la más remota antigüedad. Una cosa similar pasó con la isla de Alcatraz, solo que en 1969, un grupo de nativos americanos la ocuparon y la reclamaron como propiedad exclusivamente india, poniendo en jaque a la administración del mismísimo presidente Nixon.

Alcatraz en 1895
Alcatraz es una pequeña y rocosa isla situada a poco más de dos kilómetros de la costa de San Francisco. Con 511 metros de largo, 180 de ancho y 41 en su punto más alto, las 9 hectáreas de esta isla formaban un promontorio que era utilizado por bandadas de pelícanos (antiguamente llamados alcatraces) para anidar y que fue por primera vez documentada en 1775 por el explorador español Juan Manuel de Ayala. Con la independencia de México, la pequeña isla de Alcatraz, pasó de uno a otro propietario hasta que en 1846, fue comprada por el gobierno de EE.UU. por 5000 dólares y tomó posesión de el islote.

San Francisco, al fondo
A partir de entonces, los conflictos con México por el control de California y la Guerra Civil, hicieron que la isla fuera un importante punto estratégico para el control dela zona, lo cual llevó al gobierno norteamericano a fortificarla y, más tarde, a partir de 1868 a construir en su interior una prisión estable. Con el tiempo, la situación aislada, el difícil acceso a la isla debido a las fuertes corrientes que la circundan y sus abruptas costas, hicieron de la Isla de Alcatraz uno de los penales más temidos y seguros de Estados Unidos... hasta 1963.

Alcatraz, llamada también La Roca
El grado de deterioro del cemento de las construcciones debido al corrosivo ambiente marino, junto a los altos costes de mantenimiento de las instalaciones, inclinaron al gobierno a decretar su cierre el 21 de marzo de 1963 y en 1964 a declararla como un excedente de propiedad federal, lo que significaba, a efectos prácticos, que el gobierno dejaba de considerarla de utilidad pública. Esta declaración, no tenía muchos efectos prácticos más allá de dejar de mantener unas instalaciones obsoletas, pero un grupo de indios nativos vieron el cielo abierto a reclamarla como parte de la nación india gracias a un tratado que había sido firmado con ellos en 1868, y según el cual todas las tierras administradas por el gobierno federal que fuesen abandonadas, retornarían a control de los indios. Evidentemente, los blancos no habían abandonado nada de lo que habían tomado y nadie se acordaba ni que existía esa clausula en este tratado. Los nativos, sí.

Ocupación de 1964
El 8 de marzo de 1964, una quincena de indios de diversas tribus que se habían organizado en forma de asociación, decidieron tomar pacíficamente la isla durante 4 horas. El asunto llamó la atención de los medios de comunicación sobre el problema indio, los cuales habían sido repetidamente denigrados, desplazados y reprimidos desde el siglo XIX, hasta casi la extinción de su cultura. Esta acción significó un cambio en el paradigma de las asociaciones nativas, las cuales, a partir de entonces, tomaron un gran peso específico. La ocupación no pasó de aquí y la cosa se calmó hasta 1969.

Activistas indios en la isla
El 20 de noviembre de 1969, un grupo de 79 indios, formado por adultos, ancianos y niños desembarcó en la isla, reclamando la posesión de la isla por derecho de descubrimiento. El gobierno de Nixon, ante tal "desfachatez" les dio 24 horas para abandonar la isla, cosa que el grupo no pretendía hacer. Al contrario, el líder de los nativos, Richard Oakes, transmitió a Washington su intención de mantenerse en sus posiciones pacíficamente, conforme que era tierra india, y que tan solo les quedaba la opción de dialogar o de usar la violencia para echarlos de sus propias tierras como tantas otras veces habían hecho anteriormente. El órdago estaba sobre la mesa.

Marlon Brando, activista indio
Los indios se organizaron al mejor estilo "okupa", eligiendo a sus representantes y tomando cada uno sus propias tareas. El asunto tomó una gran volada en los medios de comunicación llamando la atención de la sociedad civil, que mostró gran simpatía por el movimiento, hasta tal punto, que los actores Marlon Brando y Jane Fonda mostraron públicamente su apoyo a los ocupantes, disparando su popularidad hasta extremos insospechados. El gobierno, viendo la súbita popularidad de la acción se avino a parlamentar, pero las inamovibles posturas de unos y otros, hicieron que las negociaciones entraran en bucle, alargando el problema durante meses.

Richard Nixon
En viendo que la cosa se le escapaba de las manos, Nixon decretó el corte del suministro de electricidad, de agua y de teléfono de la isla, con la idea de que las condiciones se deterioraran tanto que la inhabitabilidad de la isla fuera tal que los ocupantes se marcharan por su propio pie. Sin embargo, los ocupantes no dieron su brazo a torcer radicalizando la protesta, en buena parte porque había habido problemas de liderazgo interno al abandonar la isla el líder natural del grupo, Richard Oakes, al matarse su hija por accidente al caer desde un muro, y porque los nuevos que habían llegado eran más radicales. La situación desembocó en un fuego que destruyó en junio de 1970 parte de las instalaciones siendo acusados los indios de haberlos causado, si bien los indios acusaron a su vez a un grupo de blancos de haber asaltado por la noche y haber provocado el incendio. La cosa se complicaba.

"Vd. está en tierra india"
El gabinete Nixon, viendo que el asunto había centrado la atención internacional sobre el problema indio decidió en julio de 1970 proclamar una política de autonomía de los grupos tribales indios, sin parangón hasta entonces, que significó una mejora substancial a las reclamaciones tradicionales de la comunidad nativa. No obstante, la radicalización de los ocupantes de Alcatraz fue incrementándose, bajando su apoyo por parte de la sociedad, ya que disponían de armas y empezaron a ser vistos como elementos violentos. 

Restos del edificio quemado
El hecho de que una flecha con punta de hierro cayera en medio de un barco turístico atestado de gente y que el corte de electricidad había apagado el faro que regulaba el tráfico marítimo -con el consiguiente riesgo para los barcos- hizo caer su popularidad en picado, provocando que muchos de los ocupantes abandonaran Alcatraz. Popularidad que se hundió del todo cuando se produjo en enero de 1971 una colisión de dos petroleros cerca de la isla creando una gran marea negra en la bahía. La culpa no fue atribuible a la protesta, pero la gente desde entonces giró la espalda a los pocos que aún quedaban en La Roca.

Grafittis en los muros de Alcatraz
El 11 de junio de 1971, los últimos 15 ocupantes (6 hombres, 4 mujeres y 5 niños) abandonaron pacíficamente su encierro después de un asalto de fuerzas policiales. Habían pasado 19 meses desde la ocupación de la Isla de Alcatraz, la cual, si bien no acabó como se pretendía, significó un cambio radical en el trato de la comunidad india por parte del gobierno federal estadounidense, impensables hasta el momento. 

Resulta imposible reparar el daño y el desprecio que se indujo a una cultura milenaria durante siglos simplemente por negarse a ser expoliados. Sin embargo, había acabado la época de los westerns en que los indios no dejaban de ser más que los salvajes a los que había que exterminar, y el bueno era tanto más bueno cuantos más nativos había matado.

El Séptimo de Caballería, gracias a la ocupación de Alcatraz, definitivamente, dejaban de ser los buenos.

La ocupación cambió el punto de vista del problema indio

Webgrafía

miércoles, febrero 19, 2014

¿Porqué florecen los almendros tan temprano?

Almendros en flor
Un árbol en flor es uno de aquellos espectáculos de la naturaleza que nos llaman poderosamente la atención por su belleza. El hecho de ver un cerezo, un almendro o un manzano florido nos está avisando de la inminente llegada de la primavera y nos llena el ánimo de alegría por lo que significa de dejar atrás los fríos y oscuros días del invierno. Sin embargo, al igual que nos deleitamos con ver la floración, nos sorprende el ver como una especie como el almendro se atreve a florecer a todo trapo prácticamente en mitad del invierno a pesar de ser extremadamente sensible a las heladas. ¿Se han vuelto locos? ¿Se les ha estropeado su reloj interno? Pues no. El almendro sabe perfectamente lo que hace, para desgracia de los agricultores que los explotan comercialmente.

Conocen el clima
El Almendro (Prunus dulcis) es un árbol típicamente mediterráneo originario de Oriente Medio y Mesopotamia que ha sido ampliamente utilizado para el consumo humano desde hace miles de años. En la península Ibérica fue introducido posiblemente por los fenicios y tanto tiempo en este clima ha hecho que esta especie se haya aclimatado a la perfección a las inclemencias meteorológicas de la ribera del mar Mediterráneo. Y aunque parezca mentira, esta floración tan tempranera es fruto justamente de ese profundo conocimiento de su medio ambiente.

Belleza arriesgada
A los agricultores, el hecho de que los almendros florezcan tan tempranos les resulta una auténtica fuente de quebraderos de cabeza, ya que si viene una helada furtiva en el peor momento, corren el riesgo de perder toda la cosecha de la temporada, con las consiguientes pérdidas económicas. No obstante, hemos de verlo desde el punto de vista del árbol, el cual, al fin y al cabo, es el que se tiene que encargar de sacar adelante su prole, por mucho que ponga los pelos de punta a no pocos cultivadores.

Almendras inmaduras
El clima mediterráneo destaca por inviernos templados y veranos cálidos y secos, lo cual hace que, al contrario de otras partes de Europa, el invierno no sea la peor estación del año sino que lo sea el verano. Como ejemplo sirva la gran cantidad de árboles típicamente mediterráneos que son perennes (olivos, encinas, cipreses, pinos...) teniendo incluso dos temporadas de crecimiento, una en primavera -cuando todos- y otra en octubre, cuando las lluvias otoñales vuelven a caer después de la durísima sequía estival. Y aquí es donde está el quid de la cuestión.

Fecha media de floración
Los almendros conocen a la perfección la dureza de las sequías veraniegas del área mediterránea, las cuales, en los años más duros, pueden prolongarse desde abril a agosto, afectando duramente a toda especie vegetal que no esté adaptada a esta situación. Los árboles, incluso los más adaptados, pueden llegar a perder sus hojas y a morir si la sequía se prolonga, e incluso adaptan sus ciclos reproductivos a esta climatología extrema.

Fruto maduro
Es en esta circunstancia que, conociendo la dureza del clima veraniego, el almendro decide florecer temprano para que, cuando llegue la época tórrida, la semilla ya esté desarrollada y sea viable. Y ello es así, porque el árbol prefiere arriesgarse a una posible helada más que arriesgarse a una más que segura sequía: estadísticamente hablando, es menos probable que se de una helada que afecte a la flor que una sequía prolongada que pueda llegar a matar incluso al árbol.

No siempre ganan
Efectivamente, el árbol lo tiene claro. La almendra tarda entre 5 y 6 meses en madurar y ser biológicamente activa, lo cual implica que floreciendo entre la segunda quincena de enero y la primera de febrero, la almendra estará madura entre junio y julio, habiendo aprovechado las lluvias de primavera y las temperaturas moderadas para desarrollarla. El riesgo está en que una helada mate la flor, pero teniendo en cuenta que la flor aguanta hasta -2.7ºC y que, por ejemplo, en la fachada costera catalana helaron menos de 15 días durante todo el año en 2012, se comprende la elección, máxime si contamos que una helada somera, tan solo afecta la floración y no la vida de todo el árbol, el cual es capaz de aguantar hasta -20ºC... pero ¿qué pasaría si el árbol retrasa su floración para evitar el hielo? Sencillamente, la catástrofe.

Árbol muerto por sequía
Si el almendro retrasase su floración (por ejemplo dos meses) evidentemente no tendría problemas con las heladas, pero la llegada de la canícula estival le engancharía con los frutos a medio hacer. En esta situación, el árbol, cargado de frutos, necesitaría un aporte especial de agua que no obtendría, ya que coincidiría con la época más seca del año. Ello provocaría que, por tener preparadas las semillas, el árbol quedaría prácticamente seco, lo que podría llevar a la pérdida del fruto y, lo que es peor, del árbol entero. Y es que la naturaleza es sabia, y en cuestión de priorizar, prioriza la vida de la madre ante la del vástago. Al fin y al cabo, una madre si pierde un hijo, puede engendrar otros hijos, pero si un hijo pierde una madre, no está claro que éste llegue a engendrar o convertirse en madre. Simple estrategia vital.

Almendras maduras
En definitiva, el almendro da preferencia a la vida del árbol a la del fruto, mientras que el ser humano que los cultiva prioriza el fruto al árbol. De esta forma, mientras que el almendro siga viviendo en donde vive, preferirá embelesarnos con su efímera belleza floral y arriesgarse a perder sus semillas antes que perder todo el árbol, aunque para ello tenga que poner los pelos como escarpias a los agricultores cada invierno.

Ellos fructifican; ellos deciden. No hay más.



Flor de almendro

Webgrafía

martes, febrero 18, 2014

Puncak Jaya, la cuenta atrás de un glaciar tropical

El pico Puncak Jaya
Cuando hablamos de Papúa-Nueva Guinea e Indonesia, lo primero que se nos viene a la mente son unas húmedas selvas tropicales, playas y unas temperaturas sofocantes, ya que es lo que lo que más relacionamos con estas conocidas partes del sudeste asiático. Sin embargo, muy pocos conocen que en la isla de Nueva Guinea, a tan solo 450 kms al sur del Ecuador existen glaciares. Aunque, eso sí, si quiere verlos, tendrá que correr un poco, ya que están tan afectados por el calentamiento global que se duda de que lleguen más allá de 2015. Son los desconocidos glaciares de Puncak Jaya.

Parte indonesia de Nueva Guinea
La isla de Nueva Guinea está repartida prácticamente por la mitad entre Indonesia (al este) y Papúa-Nueva Guinea al oeste. Esta isla, si bien está poblada de selvas tropicales al uso, tiene una parte interior muy abrupta que llega a alcanzar en el pico Puncak Jaya los 4.884 metros. Este pico se encuentra ubicado en la parte indonesia de la isla y ocupa parte del Parque Nacional Lorentz.

Puncak Jaya desde el sur
Es justamente esta altura -rayana la línea de nieves perpetuas- la que, junto la alta pluviometría (nivosidad) de la zona, ha permitido que se mantuviera una gruesa capa de hielo desde la última glaciación, que descendía más de 5 kilómetros en forma de glaciares. No obstante, esto bien  pronto será simplemente una historia para explicar a nuestros hijos y nietos.

Puncak Jaya (1936)
La zona glacial de Puncak Jaya, fue descubierta en 1623 por el explorador holandés Jan Carstenszoon, cuando, en un día excepcionalmente claro (la cumbre acostumbra a estar permanentemente cubierta de nubes y niebla) adivinó a observar la nieve que cubría el flanco norte del pico. A pesar de este descubrimiento, no fue hasta 200 años más tarde en que un occidental osó poner el pie en esta masa de hielo, y no era para menos, porque al pobre Carstenszoon en su momento se le ridiculizó por haber visto nieve tan cerca del ecuador. El tiempo le acabó por dar la razón.

Puncak Jaya (1972)
En 1850 se confirmó que el campo de hielos perpetuos tenía unos 18'8 km2 de superficie, pero desde entonces no ha hecho más que bajar en su extensión. En 1936, ya había descendido a 13 km2; en 1972, tan solo eran 6'95 km2; 6'4 en 1974, 3 en 1987, 2'15 km2 en 2002... y descendiendo en picado hasta el día de hoy, en que ya tiene menos de 2 km2 y un grosor de unos 30 metros. Se estima que el glaciar retrocede unos 7 metros anuales.

Puncak Jaya (2010)
El grado de fusión del hielo es tal que en 2010 se organizó una expedición para recoger muestras de hielo con los cuales estudiar el pasado climático de la zona, habida cuenta el serio peligro de desaparición de este registro climático conservado en hielo durante milenios. Durante los 13 días que estuvieron se obtuvieron 88 metros de muestras que se encuentran actualmente en Estados Unidos al alcance de los científicos, pero también pudieron constatar que llovió todas las tardes en que estuvieron allí, lo que se tradujo en una fusión de 30 cms de hielo bajo los mismos pies del campamento montado sobre el glaciar.

Esquema del retroceso del hielo
El acceso al Puncak Jaya está restringido al público desde 2005, en parte por la existencia de una gran mina de cobre y oro a pies del macizo helado, pero los cambios climáticos globales, que han arrojado una media de 0'60 ºC de incremento por siglo, hace poco menos que inviable cualquier actuación a nivel local que lo preserve. Por suerte o por desgracia, la desaparición de este legado climático no afectará en demasía a la gente de Nueva Guinea, habida cuenta que, al contrario de los glaciares del Himalaya, no hay grandes poblaciones que se abastezcan del agua dulce contenida en ellos.

Remanente de la parte oriental (2010)
Sea como sea, la desaparición de los glaciares no es algo que afecte demasiado a la Tierra, ya que en cualquier momento y circunstancia, las cosas pueden cambiar formándose nuevos glaciares con unos pocos años fríos, pero no se puede decir lo mismo de su afectación para las sociedades humanas que directamente dependen de ellos.

Cada vez más piedras y menos hielo
El hombre, por mucho que nos parezca que es todopoderoso, no es más que un alfeñique frente la maquinaria climática planetaria. Estamos jugando a ser dioses, sin el menor miramiento ni respeto por nuestro medio ambiente ni por los delicados equilibrios que en él se producen y al final, acabaremos pasto de nuestra propia inconsciencia. O si no, para muestra el botón de los efectos inesperados que nos afectan día a día, produciendo graves daños económicos y personales, ya sean tan vistosos como los trenes de ciclogénesis explosivas del Atlántico norte y de borrascas polares en Estados Unidos o tan sutiles como la fusión de los glaciares.

Sea uno o sea otro, un poco de humildad no nos vendría mal: la Tierra, cuando le molestemos demasiado, nos barrerá de su superficie de un plumazo... si no lo hemos hecho nosotros mismos, claro.


Glaciares de Nueva Guinea... 5,4,3,2...


Webgrafía

viernes, febrero 14, 2014

Crazy Horse Memorial, el alma india de la tierra

Crazy Horse Memorial
El Monte Rushmore es una de las atracciones turísticas más importantes de los Estados Unidos hoy día. Cada año, hasta tres millones de turistas se agolpan en las cercanías del monumento que, a imagen y semejanza de los egipcios, se levantó desde 1927 a 1941 en un peñasco granítico de las Black Hills de Dakota del Sur representando a los cuatro presidentes más importantes de los EE.UU. El monumento en sí, es un prodigio de ingeniería, pero obvió un detalle: el peñasco en que se erigió, era una montaña sagrada de los indios Lakota. El hecho de que una montaña sagrada para los indios fuera destruida para acoger las imágenes de presidentes blancos, cuando aún escocían las heridas de las guerras indias de finales del XIX, como pueden comprender, no hizo mucha gracia a los "pieles rojas", los cuales habían quedado reducidos a meros elementos folklóricamente descastados. En 1939, uno de los escultores subordinados que trabajaban en el Monte Rushmore, Korczak Ziółkowski, recibió una emotiva carta del jefe Oso Erguido en que le gustaría recordar a los blancos que los indios también tenían héroes. Era el inicio del Crazy Horse Memorial.

Ziółkowski y Oso Erguido
Ziółkowski, se supone que tocado en su fibra sensible por la carta, consensuó con el jefe indio que haría una macro-escultura como las del Monte Rushmore, pero esta vez dedicada a la memoria del conocido jefe indio Caballo Loco (Tȟašúŋke Witkó en idioma lakota), ganador de la batalla de Little Big Horn  y asesinado de un bayonetazo por un guardia cuatro meses después de haber sido preso por el ejército. El escultor polaco-americano buscó un espacio que fuera de fácil esculpido fuera de las Black Hills, pero los indios se negaron, ya que las Black Hills eran sagradas... y graníticas, para alegría de Ziółkowski, claro.

El Monte Rushmore
Tras buscar el sitio que agradase a la tribu nativa, Ziółkowski diseñó una escultura de 195 metros de largo por 172 de alto en que se representa al busto del jefe indio a caballo señalando el camino a seguirque fue elegida y que sería el homenaje a Caballo Loco de su gente, poniéndose manos a la obra en 1948. No obstante, si bien la comunidad india sufragaba los gastos de la obra, el desmonte a efectuar era tremendo y se echaba en falta el soporte financiero institucional que había tenido el "oficialista" Monte Rushmore, por lo que las obras avanzaban lentamente.

Proyecto sobre el monte
La verdad sea dicha, que el gobierno federal sí que quiso echar una mano a sufragar la escultura, ya que incluso por dos veces se pretendió pagar 10 millones de dólares de dinero público. Pero el mismo Ziółkowski los rechazó por dos veces, ya que era algo más que hacer un rebaje en una montaña, y temía que el hecho de depender de los fondos gubernamentales fuera la antesala a la paralización y abandono del proyecto. Obvia decir que el orgullo de la comunidad india a recibir una ayuda de la misma institución que casi los aniquila, tampoco era ajeno al problema.

Cara de Tȟašúŋke Witkó
Sea como fuere, los indios se montaron su propio chiringuito en forma de centro de interpretación y visita, desde donde, con la venta de merchandising y entradas, financiar su particular escultura. El gran inconveniente es que los trabajos se eternizan, hasta el punto que en el 1982 Ziółkowski muere, prácticamente sin ver acabada ninguna parte de la escultura. Esto que pudiera parecer, el fin del proyecto, no fue tal, ya que tres de los diez hijos de Ziółkowski (por lo visto, el hombre tenia afición al "tema"), tomaron el caballo por las riendas y continuaron con las obras, que dieron como resultado la finalización del esculpido de la cara de Caballo Loco en 1998.

Proyecto final del Crazy Horse Memorial
Hoy en día, aún continua la construcción, y parece que tiene para un rato, aunque por suerte no están solos. Para tirar adelante, reciben toda una serie de donaciones millonarias de parte de filántropos que apoyan la causa india, así como donaciones en forma de maquinaria de construcción que diversas empresas les han cedido gentilmente. No en vano, la idea de la comunidad india que lo gestiona es el hacer una auténtica universidad para temas indios, y desde la cual educar especialmente a su propia gente. 
La montaña contiene el alma india

El esculpido de la gigantesca silueta de Caballo Loco, continua adelante. El jefe indio jamás accedió a fotografiarse rebelándose orgulloso ante el hombre blanco que luchaba contra él y su tribu pero, aunque haya algunos "talibanes" indios que vean la escultura como un sacrilegio, desde su tumba Caballo Loco señala un futuro que hasta hace bien poco se le negaba a toda una cultura y una etnia simplemente por ser diferente.



Modelo de la macroescultura a Caballo Loco


Webgrafía